Nuevo producto, aceite de oliva virgen "La Almoloya", de aceituna monovarietal arbequina.

Este aceite de Oliva Virgen, variedad Arbequina, es suave y muy fluido en boca sin rastros amargos. Este aceite de Oliva Virgen tiene como gran característica el aroma limpio de hoja y hierba. Es el aceite de oliva para los amantes de sabores exóticos y sensoriales.

Es una aceite de un consumo selecto, por lo que el socio productor de este aceite podrá detraer la equivalencia de su aceituna en este tipo de aceite de alta calidad

El aceite "La Almoloya" se presenta en varios formatos de cristal: Botellas de 250 ml, 500 ml y 750 ml. Se destinará al mercado de restauración, de alta calidad, y a algunos supermercados.

El nombre de "la Almoloya" le viene dado por el yacimiento argarico de La Almoloya, que se encuentra lindando entre los municipios de Pliego y Mula. La Almoloya, fue, seguramente, uno de los más importantes asentamientos de la cultura argárica. Sus restos están situados sobre un cerro allanado que domina un extenso terreno de monte bajo. Se trata de un emplazamiento estratégico privilegiado que favoreció su ocupación durante más de 600 años, entre 2200 y 1550 a.C. El yacimiento fue dado a conocer en 1944 por Emeterio Cuadrado y Juan de la Cierva.

La presentación, se llevó a cabo en el salón de las tinajas de la casa consistorial, y corrió a cargo del presidente de la cooperativa "La Vega de Pliego", Martín Jiménez, que estuvo acompañado por la alcaldesa de Pliego, Ramona Jiménez, así como por miembros de la corporación municipal y vecinos de la localidad, además de socios cooperativistas. Martín Jiménez, indicó que " es un aceite muy suave y tiene a sacar aromas de otro tipo de frutales que hayan podido estar junto al olivo, de ahí que algunos sabores tangan matices a almendra, entre otros".

¿Qué características tiene este tipo de oliva?
Distinguir el olivo de la arbequina de otros olivos es un tanto complicado sobre todo para un no iniciado, ya que pensará que todos los árboles son iguales y sirven para dar sombra. Tenemos en este caso un olivo diferente, se verá un tanto despoblado de ramas y de un color un tanto verde oscuro, diferente del blanco cenizo de otros.

La oliva es pequeñita, una no llega a pesar ni dos gramos. Aun así se puede extraer mucho más aceite de esta pequeña oliva que de otras, ya que es muy grasa. Además en la recolección es de las primeras de la temporada.

La grasa tan querida de la arbequina, es decir su aceite de oliva se caracteriza por ser un aceite suave, como os dije antes. Sabores intensos también en especial a frutos secos pero también, dependiendo de la variedad dentro de la arbequina podemos tener frutos maduros. El ser una de las mejores variedades también nos trae complicaciones, como puede ser una cierta inestabilidad en su conservación.

Podemos mantenerlo correctamente dentro de una botella oscura, por eso un buen aceite de oliva de arbequina siempre vendrá camuflado, ya que la acción del sol hace que se oxide rápidamente.